Cómo hacer un modelo de negocio

0

Un modelo de negocio, definido de manera sencilla, es un documento que describe un negocio. Cubre aspectos como sus objetivos, estrategias, ventas, marketing y pronósticos financieros. Tiene muchas funciones, desde obtener financiación hasta medir el éxito dentro de un negocio. Hay distintos tipos de modelos de negocio, pero probablemente el más común sea el que se realiza con el objetivo de presentarse ante entidades crediticias o inversionistas al solicitar financiación.

Los beneficios de un modelo de negocio

Crear y administrar un modelo de negocio realista puede ayudar a cualquier empresa a asegurar su credibilidad financiera y medir su éxito.

Los inversores potenciales, incluidos los bancos, pueden invertir en una idea o prestar dinero como resultado de la solidez de su modelo. También es probable que los proveedores de subvenciones, los socios potenciales y cualquier persona interesada en comprar una empresa quieran ver su modelo de negocio.

Incluso si simplemente se destina al uso interno, un modelo de negocio…

  • Ayuda a detectar posibles peligros antes de que sucedan.
  • Estructura el lado financiero de su negocio de manera eficiente.
  • Permite enfocar los esfuerzos de desarrollo en las áreas del negocio que más lo requieran.

Es importante tener en cuenta que cualquier modelo de negocio debe actualizarse y desarrollarse a medida que el negocio crezca. Ya sea que esté destinado al uso interno o tenga el objetivo de solicitar financiación, debe reflejar una visión objetiva y honesta del negocio. No hacerlo podría significar que dicho negocio tiene expectativas poco realistas de lo que puede lograr (y de cuándo lo logrará).

Qué debe incluir un modelo de negocio

Cualquier modelo de negocio debe incluir la siguiente información:

  • Cómo va a desarrollarse el negocio.
  • Cuándo va a crearse.
  • Quién va a tomar partido.
  • Cómo se manejarán las finanzas.

Es importante tener en claro estas áreas en el modelo de negocio si tu objetivo es obtener financiación o inversión. Básicamente, toda la información que debe contener un modelo de negocio se debe dividir en los siguientes puntos.

  1. Un resumen ejecutivo: una descripción general de la empresa que se desea iniciar. Es la sección más importante, ya que muchas entidades de financiación e inversionistas emiten juicios sobre un negocio basándose ​​únicamente en esta sección del modelo.
  2. Una breve descripción de la oportunidad de negocio: quién eres, qué planeas vender u ofrecer, por qué y a quién.
  3. Estrategia de marketing y ventas: por qué crees que las personas comprarán lo que quieren vender y cómo vas a llegar a ellos.
  4. Equipo de administración y personal: aquí se desarrollarán tus credenciales y las de las personas que planeas contratar.
  5. Operaciones: instalaciones y recursos con los que cuenta la empresa o que adquirirá por medio de la financiación que se solicita, sistemas de información de gestión y cualquier otro instrumento que sea necesario para que la empresa pueda operar.
  6. Pronósticos financieros: esta sección traduce todo lo que has dicho en las secciones anteriores en números.

Presentando un modelo de negocio

Para asegurarte de que tu modelo de negocio tenga impacto, te aconsejamos que no lo extiendas demasiado. Es más probable que se lea si su longitud es manejable. Lo que no quiere decir que no te esfuerces en mantener una presentación lo más profesional posible, incluso si solo tienes la intención de usar el modelo internamente en la empresa. Recuerda, un modelo bien presentado reforzará la impresión positiva que deseas crear sobre tu negocio.

Además, y aunque lo hayamos mantenido en varias ocasiones a lo largo de este artículo, debemos insistir. Asegúrate de que tu modelo sea realista. Una vez que lo hayas preparado, si es realista, te ayudará a realizar un seguimiento del desarrollo de tu negocio (y evitará que te metas en problemas debido a que tus proveedores de financiación confíen en algo que no existe).

Por último, si bien es sensato buscar el consejo de asesores externos a la hora de preparar tu modelo de negocio, no es una buena idea hacer que escriban el modelo por ti. Los inversionistas y las entidades de financiación deben confiar en que comprendes personalmente tu modelo de negocio y estás comprometido con la visión y los objetivos del negocio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here